domingo, 19 de junio de 2016

Letter



Dicen que el cerebro no distingue entre lo que imagina y lo que ve, oye o siente. Es decir, da igual cómo o de qué manera le lleguen los estímulos. Él segrega neurotransmisores que nos provocan miedo, alegría infinita, pena o cualquier otro sentimiento en función de las cosas que percibe.

Te preguntarás a qué viene todo esto; he hecho un experimento 4 veces, y las 4 me ha pasado igual.

Te imagino fuerte, pienso concentrado en ti y NO PUEDO EVITAR SONREÍR. Te prometo que he intentado controlarme (sólo por ponerme a prueba) ...y no puedo hacer absolutamente NADA ante ese torrente de moléculas de alegría que envía mi cabeza a todo mi cuerpo cuando te visualizo., y bueno, ya está. fin

álex

No hay comentarios:

Publicar un comentario